¿Sólo para mi?

Sólo para mi?
Pero si eres tu el sol y la luna que se posa en el firmamento al amanecer y al ocaso de cada día. Sin saber que sucede, sin saber que ocurre, sin saber si el recuerdo de cada día que pasa sucede y seduce al día que pasa.
Un momento me toma para decirte buenos días, buenas tardes y buenas noches.
Mi sol.
Mi luna.
Mi amiga, la del día.
Mi amiga, de la noche.
Hola te saludo para que me recuerdes cada día que sigo vivo.

¿Sólo para mi?

El segundo corazón.

Me han dicho que quieres algo que no tienes.
Que quieres esconder, escuchar y retener.
No sufras más, obtenlo sin más.
Agárralo y no lo sueltes.
Mímalo cuándo lo tengas a mano.
Lo abres cuando lo lees.
Lo oyes cuando lo miras.
Lo ves cuando lo sientes.
Lo sientes cuando lo oyes.
No sabes que ya lo tienes…
Lo quieres porque sientes que no lo tienes.
Pero siempre lo has tenido aunque hay veces que no lo sientes.

Te inspira.
Te siente.
Te oye.
Te lee.
Te escucha.
Te nota.

Toma nota en el día de hoy, escucha el sonido de tu segundo corazón sin coacción, sin temor y que te produce un temblor, al romper las olas del corazón.

Un segundo sincero que toma aire, asoma la cabeza y te dice hola.

Te siento.
Te veo.
Te oigo.
Te leo.
Te tengo.

Me escondo y pasa otro segundo sincero.

Lo oyes?
Lo lees?
Lo sientes?
Lo quieres… No lo sueltes o se perderá en un segundo sincero en el fondo del segundo corazón…
En las paredes con olas que rompen al atardecer del segundo, tercero y el resto de segundos sinceros que esperan emerger… Para ser oídos, leídos, vistos y sentidos.

Prepara tus sentidos para ese segundo sincero.

Te advierto.
Te lo digo.
Que te siento en ese segundo sincero.

El segundo corazón.

Ánimo

Animar a alguien que se estima por encima de la distancia, por encima de la noche y del día. Un apoyo incondicional para todos los momentos de la vida.
Un aprecio que no cabe en cualquier corazón.
De corazón siento que te aprecio un montón.
Te quiero decir que te aprecio por no decir que  te quiero.
Te quiero lo mejor.
Te quiero más cerca para animarte mejor.
Te quiero sin más.
Pero esto no es una declaración de amor.
Te quiero de una forma que no tiene una razón.
Quiero decirte buenos días y buenas noches.
Sin que te preocupes.
Sin que te sientas en la soledad.
Sin que pases un momento de infelicidad.
Un querer.
Sin poder entender.
Para entrever la puerta del querer.

Ánimo

Poder pensar

Me gustaría poder pensar que se lo que quiero sentir.
Me gustaría poder pensar que se lo que puedo sentir.
Me gustaría poder pensar que se lo que puedo hacer.
Me gustaría poder pensar que se lo que debo hacer.

Me gustaría poder pensar en lo que una vez tuve y perdí… por no pensar, ni sentir, ni poseer…

Amanezco cansado de pensar y no poder prender la mecha del saber.

Poder pensar