El Barquito

Te veo.
Pero no te siento.
Te oigo.
Pero no te tengo.
Eres la razón a mi reacción.
Eres la luz que sigue ese barquito.
Eres la alegría que necesito.
Enmudezco cuando no te siento.
Soy un prisionero a tu visión.
Soy un polizón en tu razón.

Reacción sin razón.
Una razón sin reacción.
De donde sale mi insinuación.

Navegando sin rumbo fijo.
Me fijo, te diviso, doy la alerta que me alegra, pero estás muy lejos en el puerto. El barquito sigue a la deriva esperando esa luz que le guía.

El Barquito

Un pensamiento por mi Madre.

Por Malena Ferrando Campos

 

No entiendo ese afán de la gente por ver la muerte como algo malo,el porque hay que despedir a alguien entre sollozos, joder nunca nos han querido ver llorar,por que esta vez tenemos que llorarles a todas horas.Vale si, yo he llorado al pensar que no iba a volver a ver a la persona por la que daría la vida, pero si la vida nos la dan al mismo tiempo que nos la quitan que podemos hacer? No todo tiene solución, yo cuando muera, me gustaría que recordarán lo feliz que los hice, mis virtudes y mis defectos entre risas y inevitables lágrimas. Nadie sabe que pasa cuando todo acaba,si hay un cielo o un infierno,pero es algo con lo que hay q vivir. .puede que simplemente quede su alma,su espíritu o como lo quiera llamar cada uno,puede que lo único que quede vivo es el amor que nos han dejado en cada uno de nuestros corazones . Y joder que si, yo la echo de menos y sueño con ella ,la siento, el olor de su Ropa con esa sensación indescriptible que me hace necesitarla mas que nunca..pero luego sigo mi vida, mi rutina .
A veces la tengo muy presente ,otras casi ni consigo recordar su cara y me hace sentirme mal,me ahogo entre tanta mierda. . Y ahí esta entre mis recuerdos, mientras me cae la lágrima por la cara a la vez que sonrío por que todavía sigue aquí conmigo,en mis pensamientos y en el amor que tengo bien guardado en el alma que crece al recordar esas cosas que sin ella no hubiera sentido. . A veces me despierto y no recuerdo que no esta,pongo un cubierto de mas en la mesa o también sueño que esta conmigo y me abraza bien fuerte ,más tarde despierto y choco con la realidad,sin uno de los pilares de mi vida..Le contaría tantas cosas..
Esa realidad no es más que aprender a vivir con ello,por que por mucho q digan que las cosas Se superan no es cierto!no puedes aceptar no volver a ver a la persona que probablemente es de las que más necesitas,no se puede! Simplemente aprendemos a vivir con ello,una nueva rutina con uno menos..
Si hay un cielo sé que eres mi ángel, y si no lo hay eres la energía y la fuerza que me impulsa a seguir.. No llores, yo no me siento desgraciada, al contrarío.. No sabia que se podía querer tanto a nadie sin tenerlo,si pudiera me iría contigo y me saltaría todos los capítulos de la vida para poder verte una vez mas, pero se lo que me dirías si pudiera hacerlo y lo hiciera, me dirías que no soy ninguna cobarde, que sin ti puedo aunque a veces me cueste! Me dirías que me quieres tanto como yo té quiero a ti y que sientes no poder acompáñame en mi viaje, que mueva el culo y vuelva a bajar a la tierra, a vivir mi vida y a ser la gran persona que gracias a ti soy..
Té echo de menos,no se puede medir cuanto, y lo siento por sentirme débil a veces… Pero sobre todo gracias por ser como eres y por darme tanto amor mientras pudiste, fue tan grande que siempre lo tendré conmigo, y ni la muerte me va a quitar eso. Siempre contigo y tu conmigo mamá, me has dado la vida,y me la das día a día,mi ángel.

 

Un nombre que no podemos olvidar… un texto que entra profundo en la realidad, mi madre: Carmen Campos Gimeno.
Te recordamos más de lo que nadie se puede imaginar.
** Muchos de mis textos están escritos pensando en ella… pero esta vez mi hermana Malena, lo ha plasmado y he pensado que mejor plasmarlo aquí para que este texto no se pierda.

Pau.

Un pensamiento por mi Madre.

Dudando

Sin poder saber si se puede ser.
Sin ser lo que se puede saber.
Al creer.
Al ver.
Al poder.
Al tener.
Al sentir.
No lo se.
Se algo pero no se usarlo.
Se algo pero no se hacerlo.
Se algo pero no puedo sentirlo.
Se algo pero sigo sin verlo. Sé algo.
Soy algo.
No me miro.
No me veo.
No me oigo.
Porqué si siempre lo veo, lo escucho, lo siento… Pero no lo alcanzo y no lo tengo.
Creo poder ir al lugar dónde todo se encuentra pero no lo veo claro.

Verlo sin sentirlo.
Oírlo sin tenerlo.
Recordarlo sin haberlo vivido.

Sin saber andar camino grandes distancias.
Sin saber leer escribo sin parar.
Sin saber oír ni ver…
Lo siento y no lo digo.
No lo sigo, porque dudo.
Qué?
Cuándo?
Llegará?

Dudando

Fruta de la pasión

Un deseo profundo.
De una fruta de la pasión multicolor.
Se juntan unos lugares sin un tiempo pasado o futuro.
Se prende una mecha…
Se le da la vuelta a un reloj de arena.
Se envuelve, se enciende y cae.
No sin antes desprender un olor singular.
Que recuerda a un lugar.
Un lugar del pasado.
Un lugar del futuro.
Un lugar intermitente.
Desprende tantos colores y olores que no quieres que se termine, para poder recordar ese lugar.
Un trocito desaparece, con un sabor que no te esperas.
Ni dulce, ni saldo.
Un sabor que reconoces pero que no lo recuerdas.
Una textura irreconocible pero que la  disfrutas.
Te toma un tiempo terminarte la fruta… Pero te das cuenta que la mecha ni se ha consumido, que el reloj de arena no se atreve a gastarse y al fijarte en la arena te das cuenta que tiene esa textura irreconocible y que no es arena, son frutitas de la pasión, extrañas sin tiempo ni lugar.
Sin perecer ni madurar.
Que te recuerdan a ese lugar, a ese sabor y esa textura…
La mecha no desprende olor alguno, ni destello alguno pese a estar encendida.

Recuerda.
Saborea.
Siente.
Paladea.

Y mira, mira como el tiempo no pasa en ese lugar especial que recuerdas.

Fruta de la pasión

Alegría

Querría compartir un momento de alegría.
Un momento pleno sin soledad.
Con la soledad del momento. En ese momento que se rozan nuestras miradas.

Insisto en la sonrisa de tu mirada.
En la belleza de tu sonrisa.
Que desentona ante la multitud.

Un prisma de cualidades.
Cuya vida está ligada al calor, a la alegría, a la bondad, a esa mirada que recuerdas, a todo aquello que recuerdas.

Busco y busco.
Miro y pienso.
Recuerdo y tropiezo.
Te miro y me alegro.

Alegría