Paradojas del insomnio

De las nebulosas opuestas se difundían en la espesura.
Un aura blanquecina se enfrentaba a una nube negra.
Con destellos enfrentados entre el amanecer y el anochecer.
Un cántaro de agua medio lleno o medio vacío con los opuestos.
La figura que surge en la unión perfecta, representada por una sierpe enroscada a una esfera perfecta, sin fisuras, sin reflejos, traslucida y cristalina.

************************

¿En qué momento desperté?
¿En que momento escuché?
¿En qué momento tomé consciencia?
¿En qué momento me di cuenta?
¿Cuándo sucedió?
¿Cómo sucedió?

************************

Un opuesto decantado de la sabiduría del momento.
Levitando en la paradoja de un filamento.

************************

Manuscrito. Añoranza nocturna.
Filamentos sin destino.
Un simple recuerdo “m” y “n”.
Sin aromas, sin sonidos.
Humedad sin descripción.
Roto y apagado. Oculto en lo más profundo, sin dejar que se asome, sin dejar que lo alcancen.
Tanto he cambiado por esconderme ¿porqué? porqué me escondo?

Paradojas del insomnio