Torbellino de ideas

Un torbellino de ideas.
Que recuerda todo aquello que he sentido.
Que recuerda todo aquello que he pensado.
Que recuerda todas mis acciones y las analiza en forma de espirales.

La espiral de las emociones.
Que arde.
Que congela.
Que me controla.
Que me hace escribir y describir.
Que desencadena a…
La espiral de los sentimientos.
Que me llena.
Que me da el tacto.
Que me hace especial.
Que me hace ser como soy.
Que me ayuda cada día.
Y que se se convierte en…
La espiral de los pensamientos.
Que me da el control de mis acciones.
Que me subyuga.
Que me funde.
Que me susurra.
Que me ayuda.

Espirales que nacen de mi mente.
Y bajan hasta encontrarse, con cada paso que doy para seguir hacia delante.
Toman formas de palabras que no comprendo.
Toman formas de runas que no entiendo.
Cambian de forma y color.
Pero que me ayudan día a día.
Dejándome asustar y adiestrar mis pensamientos y acciones.
Dejándome apartar y abrazar mis emociones.
Dejándome sentir y aplacar mis dudas.
Dejando…
Dudando…
Que a cada paso la espiral cambia.
Y me da forma.

Torbellino de ideas

Sólo tú.

Dejé de sentir, cuando te perdí.
Dejé de intentar sentir, cuando me di cuenta, de que sólo yo te quise.
Intento olvidar.
Pero no puedo.
Tu y sólo tú.
Tu mirada es la que me hacia sentirme vivo.
Tu sonrisa me encendía la alegría.
Me hiciste cantar.
Hasta intenté bailar.
Me despertaste la pasión por escribir.
Me hiciste comprender la razón del querer.
Por una temporada olvidé que era ser introvertido.
Me ayudaste a comprender.
Comprendí el valor que tiene una mirada.
Aprendí a confundirme.

Pero te perdí y me apagué.

Sólo tú.